La biología de miedo- y relacionados con la ansiedad …

La biología de miedo- y relacionados con la ansiedad ...

Abstracto

Abstracto

La ansiedad Es Una condicin psicolgica, fisiolgica y conductual Que se induce en los animales y en el hombre Por una Amenaza al Bienestar o a la sobrevivencia, el mar de presente o potencial. Se caracterizó por la ONU Aumento del alerta, expectación, activacin autonmica y endocrina, y patrones conductuales especficos. La funcin de estes casas de cambio es facilitar la adaptacin ante situatin Una adversa o inesperada. La ansiedad patolgica INTERFIERE Con ​​La incapaz para adaptarse exitosamente a los desafos de la vida. La Vulnerabilidad a la psicopatologa Parece Ser Una consecuencia f de Factores predisponentes (O Rasgos) los Cuales se Deben a numerosas Interacciones Entre los genes y el ambiente Durante el Desarrollo (especialmente Durante el perodo perinatal) ya lo largo del Curso de la Vida (acontecimientos vitales ). En Esta revisin SE examinar · La biologa del miedo y la ansiedad from Aproximaciones sistmicas (Relaciones cerebro-conducta, circuitos neuronales y neuroanatoma funcional) Y Moleculares / Celulares (neurotransmisores, Hormonas y Otros Factores bioqumicos) Poniendo especial atencin a los Modelos animales. Estós Modelos de han constituído la ONU medio para establecer los correlatos biolgicos del miedo y la ansiedad; sin embargo, el Reciente Desarrollo de mtodos de investigacin hay invasores en Humanos, Como Las Diversas Tcnicas de neuroimgenes, ciertamente abre Nuevas vas de investigacin En Este Campo. Nuestro conocimento reales de las bases biolgicas del miedo y la ansiedad ya es notable y Se Puede Esperar Que un futuro se progrese Hacia Modelos o teoras Que integren Contribuciones desde las ciencias mdicas, biolgicas y psicolgicas.

Currículum

L’anxit est un psychologique tat, physiologique et comportemental provoqu chez les animaux et les humains par une amenaza qui s’exerce sur le bien-tre ou la survie, qu’elle soit relle ou potentielle. Elle est caractrise par une hipervigilancia, une attente excesiva, la activación une des Systèmes et autonome neuroendocrino et par des schmas comportementaux spcifiques. Ces Modificaciones doivent faciliter l’adaptación ou une situation hostil inattendue. L’anxit pathologique interfre avec la capacit de s’adapter avec succs aux desgracia de la vie. La susceptibilit la psychopathologie semble rsulter de facteurs prdisposants (ou de caractres), eux-MMES issus de nombreuses interacciones GNE-Environnement colgante de la fase de dveloppement (particulirement Durant La priode prinatale) et de l’aquél (vnements de la vie). Artículo dans cet, la Biología de la peur et de l’anxit sueros examinar d’un point de vue systmique (relaciones cerveau-comportement, circuitos neuronaux et neuroanatomie fonctionnelle) et d’un point de vue et Celular molculaire (neurotransmetteurs, hormonas et autres facteurs biochimiques), avec une rfrence particulire aux modles animaux. Ces Modles ONT contribución l’tablissement de corrlations biologiques de la peur et de l’anxit, busque Que les des Avances rcentes mthodes d’investigación no invasoras chez les humains, Telles les diverses técnicas de neuro-imagerie, ouvrent certainement de nouvelles de voies recherche dans ce domaine. Nos connaissances actuelles des bases Biológicas de la peur et de l’anxit sont dj impressionnantes et nous pouvons esprer des progrs supplmentaires de la Part de modles ou de thories intgrant les Donnes des sciences mdicales, biologiques et psychologiques.

Durante mucho tiempo, las emociones se consideraron ser exclusivo de los seres humanos, y se estudiaron principalmente desde una perspectiva filosófica. 3 Las teorías evolutivas y el progreso en el cerebro y la investigación del comportamiento, la fisiología y la psicología han introducido progresivamente el estudio de las emociones en el campo de la biología, y la comprensión de los mecanismos, funciones y significado evolutivo de los procesos emocionales se está convirtiendo en un objetivo importante de la neurociencia moderna.

Tres aspectos fundamentales de las emociones

Una relación detallada de las muchas teorías de la emoción está más allá del alcance de esta revisión. Sin embargo, una breve revisión histórica de los orientación más biológica puede ayudar a establecer algunas importantes cuestiones conceptuales. 3 -8

La biología de miedo y ansiedad

Temen contra la ansiedad: ¿hay alguna diferencia?

La función principal de miedo y ansiedad es actuar como una señal de peligro, amenaza, o conflicto de motivación, y para desencadenar respuestas de adaptación adecuadas. Para algunos autores, el miedo y la ansiedad son indistinguibles, mientras que otros creen que son fenómenos distintos.

El hecho de que la ansiedad y el miedo son probablemente distintos estados emocionales documentos no excluye cierta superposición en el cerebro subyacente y mecanismos de comportamiento. De hecho, la ansiedad puede ser simplemente una forma más elaborada del miedo, que proporciona al individuo una mayor capacidad de adaptación y planificar para el futuro. 16 Si este es el caso, podemos esperar que parte de los mecanismos de miedo mediar elaborada durante la evolución de proteger al individuo de un peligro inmediato de alguna manera han sido reciclados para desarrollar los sistemas sofisticados necesarios para protegernos de las amenazas más distantes o virtuales.

estrategias de defensa y afrontamiento

comportamientos defensivos se han estudiado en un gran número de especies, 23 y recientemente se ha demostrado que los comportamientos defensivos humanos a los escenarios de amenaza no ARC a diferencia de los que se observan en los mamíferos no humanos. 24 La importancia de la evaluación de riesgos en la toma de una decisión adecuada sobre la mejor estrategia a utilizar en un contexto particular, se ha subrayado. 25

La capacidad para hacer frente con éxito a los desafíos de la vida, ya sea innata o adquirida, es probablemente un determinante principal de la resistencia a las enfermedades inducidas por el estrés. 29, 30

Normales frente a la ansiedad patológica

Aunque la ansiedad es una reacción natural de adaptación, puede convertirse en patológico e interfieren con la capacidad de hacer frente con éxito a diversos desafíos y / o eventos estresantes, e incluso alterar la condición corporal (por ejemplo, la formación de úlceras gástricas).

En 1926, después de un desastre de inundación importante en Leningrado, Pavlov informó de un estado de inhibición crónica y alteración del aprendizaje en los perros que habían sido entrenados con éxito para las respuestas condicionadas en su laboratorio, y habían experimentado directamente la inundación. 31 Esta observación (que puede ser una de las primeras cuentas basadas en el laboratorio de los síntomas del trastorno de estrés postraumático) y otros experimentos fueron la base para sus estudios posteriores sobre las neurosis experimentales en perros. Pavlov descubrió grandes diferencias en la susceptibilidad individual de los perros a la psicopatología, y atribuyó estas diferencias de tipos nerviosos. Él describió cuatro tipos análogos a los cuatro temperamentos de Hipócrates, que, de acuerdo con él, el resultado de la combinación de tres factores: la fuerza del sistema nervioso (su grado de resistencia a la excitación o inhibición), el equilibrio entre los procesos de excitación e inhibición y la capacidad para cambiar de inhibición a la excitación y viceversa. 32

Estos factores predisponentes, ya sea innata o adquirida, determinar estilos afectivos individuales 2, 34 o 26 estrategias de afrontamiento, la cual se cree que desempeñan un papel importante en la vulnerabilidad a la psicopatología.

Los modelos animales

Algunos de los mecanismos neurobiológicos que subyacen a la ansiedad pueden estar ya presentes en organismos muy simples, tales como el caracol Aplysia, que puede mostrar las formas de aprendizaje similar a la ansiedad anticipatoria y crónica. 35 Sin embargo, la mayoría de modelos animales de ansiedad se basan en el uso de especies de mamíferos, en particular ratas y ratones. 36 -42 Estos modelos se dividen en dos grandes categorías. En la primera, los animales se enfrentan a situaciones que generan un estado de ansiedad (modelos de ansiedad estado). Este estado de ansiedad puede estar condicionada o bien (por ejemplo, miedo condicionado, evitación, y las pruebas de conflicto de castigo inducida) o (por ejemplo, pruebas de conflicto aversivas y etológicas) no acondicionados. En la segunda categoría, los modelos están preocupados con el rasgo o la ansiedad patológica: la manipulación genética (transgénicos o knockout animales) o la cría selectiva crea líneas de ratas o ratones que expresan de forma permanente una aumenta o disminuye el nivel de ansiedad.

neuroanatomía funcional

El locus ceruleus y la excitación

El sistema septohippocampal y la inhibición del comportamiento

La amígdala-hipotálamo-eje central de color gris y el miedo

En todas las especies de mamíferos, hay tres sitios distintos en el cerebro donde la estimulación eléctrica provocará una respuesta de miedo completo: las zonas laterales y central de la amígdala, el hipotálamo anterior y medial, y áreas específicas de la PAG. Un circuito que corre desde los núcleos laterales y central de la amígdala, en todas las zonas del hipotálamo medial ventral-anterior y, hasta el mesencéfalo PAG, puede constituir el sistema ejecutivo por miedo, ya que la congelación, así como el comportamiento de vuelo y los índices autonómicas de miedo (por ejemplo, aumento del ritmo cardíaco y el comportamiento eliminador) se pueden evocar a lo largo de toda la trayectoria de este sistema. 41

En ratas, paso a paso aumenta en la estimulación eléctrica de la dorsolateral gris periacueductal (d1PAG) producen el estado de alerta, a continuación, la congelación y, finalmente, escapar, la replicación de la secuencia de reacciones de defensa naturales cuando se expone a la amenaza. Los datos recientes sugieren que la estimulación d1PAG produce la congelación de forma independiente de cualquier condicionamiento del miedo contextual, mientras que la estimulación de la sustancia gris periacueductal ventral (vPAG) parece ser crítica para la expresión de miedo condicionado. 54 Debido a que la estimulación eléctrica o farmacológica de la PAG produce una gama de respuestas relacionadas con el miedo similares a las observadas en un ataque de pánico, esta zona se podría estar implicado directamente en el trastorno de pánico. 55, 56

La amígdala y el condicionamiento del miedo

La amígdala juega un papel fundamental en la coordinación del comportamiento, neuroendocrino y respuestas prefrontales corticales monoamina al estrés psicológico en ratas. En un paradigma de condicionamiento por miedo, lesiones pre-entrenamiento de la amígdala bloquean el comportamiento de congelación, las vocalizaciones ultrasónicas, la activación de la corteza suprarrenal, y la activación metabólica dopaminérgica en la corteza prefrontal medial (córtex prefrontal medial). lesiones post-entrenamiento bloqueados mPFC la dopamina, la serotonina (5-hydroxytryptaminc [5-HT]), y la activación de NA y la congelación inducida por el estrés y la defecación, y la activación de la corteza suprarrenal grandemente atenuada. 67

La amígdala y el refuerzo positivo y la atención

El papel de la amígdala no se limita al condicionamiento por miedo y el procesamiento de los estímulos aversivos. Los estudios en ratas utilizando el aprendizaje asociativo motivado alimentos indican que la amígdala basolateral puede estar implicada en la adquisición y la representación de los valores de refuerzo positivo (posiblemente a través de sus conexiones con los sistemas de dopamina del cuerpo estriado ventral y la corteza orbitofrontal). 68 Por lo tanto, la amígdala es probablemente una estructura clave para la integración de comportamiento en situaciones en conflicto, cuando ambos estímulos potencialmente gratificantes y aversivos están presentes. Estudios recientes indican que la amígdala humana también puede procesar los estímulos con valencia positiva y negativamente. 69

La amígdala y el comportamiento social y fobia

La amígdala puede desempeñar un papel importante en la regulación de la conducta social. Así, en los monos macacos adultos, las lesiones bilaterales selectivos de la amígdala como resultado una falta de respuesta de miedo a los objetos inanimados y un patrón socialmente desinhibida de comportamiento. 70 La amígdala puede funcionar como un freno de protección durante la evaluación de una amenaza potencial, y se ha sugerido que la ansiedad social puede implicar una desregulación o hiperactividad del proceso de amígdala de evaluación. 70 Los estudios en ratas también sugieren que el núcleo basolateral de la amígdala puede jugar un papel crucial en la consolidación de la información que conduce a la formación de una fobia específica. 71

La amígdala extendida (BNST) y la ansiedad

A pesar de que la amígdala está claramente implicado en miedo condicionado, su papel en la ansiedad es menos evidente, porque a menudo es difícil especificar los estímulos que desencadenan la ansiedad. 72, 73

El BNST se considera que es parte de la amígdala extendida. 77 Parece ser un centro para la integración de la información procedente de la amígdala y el hipocampo (Figura 1), y está claramente implicado en la modulación de la respuesta neuroendocrina al estrés. 78, 79

El PFC y el control de las respuestas emocionales

Las funciones principales del PFC parecen ser el análisis de los estímulos o situaciones complejas y el control de las respuestas emocionales.

En una versión revisada de su modelo original BPI, Gray postula que el PFC puede modular la actividad septohippocampal, y que las lesiones en esta área podría poner en peligro el procesamiento de la información vital para el comparador subicular, y posteriormente afectar a la inhibición del comportamiento y la ansiedad anticipatoria. 51 También sugirió que el papel de las estructuras corticales en la ansiedad probablemente fue más prominente en los primates, basado en el aumento de la relación anatómica entre el sistema septohippocampal y las cortezas prefrontales y cingulada observados en los monos. Estudios recientes en humanos y primates han confirmado en gran medida la hipótesis de Gray, y ahora está claro que las distintas subdivisiones del PFC humana (dorsolateral, ventromedial y sectores orbitales) tienen funciones específicas en la representación afecta en ausencia de recompensas o castigos inmediatos y en control de las respuestas emocionales. 80, 81 Parece que hay importantes diferencias funcionales entre los lados izquierdo y dentro de cada uno de estos sectores. Estudios anteriores sobre los pacientes con lesiones cerebrales unilaterales ya han hecho hincapié en el papel de la lateralización cerebral en el procesamiento de la información emocional. 82 Más recientemente, eléctrica cerebral medidas de actividad y la tomografía por emisión de positrones (PET) han indicado que el afecto negativo y la ansiedad están asociados con el aumento de la activación de la PFC derecho; Por otra parte, las diferencias individuales en los niveles basales de la activación asimétrica en el PFC pueden estar asociados con las diferencias individuales en los estilos afectivos y la vulnerabilidad a los trastornos del humor y de ansiedad. 81

También existe evidencia creciente de que el PFC juega un papel importante en el control de la ansiedad y la respuesta al estrés asociado en ratas, y que la lateralidad cerebral es una característica importante del sistema de PFC. Por lo tanto, en un reciente estudio derecho, pero no a la izquierda, se muestra lesiones de la ventral medial PFC tener efectos ansiolíticos, y también fueron más eficaces en la supresión de la respuesta de estrés neuroendocrino y autonómico. 83

correlatos neuroquímicos

Un gran número de neurotransmisores, péptidos, hormonas, y otros neuromoduladores han sido implicados en el miedo y la ansiedad. Sólo discutiremos algunos ejemplos representativos.

El sistema noradrenérgico

Varios estudios preclínicos han demostrado que el estrés y la ansiedad causan un marcado aumento en la liberación de NA en varias regiones del cerebro de rata, incluyendo el hipotálamo, la amígdala, y la LC. 84

El papel de los diferentes subtipos de receptores de NA en la mediación de la acción NA en los comportamientos relacionados con la ansiedad y el temor–por lo tanto no se resuelva. La ubicación precisa de los subtipos de receptores dentro del complejo de circuitos de la mediación de miedo y ansiedad respuestas es probablemente crítico.

El sistema serotoninérgico

Los datos sobre el papel de la 5-HT en la ansiedad son contradictorios: no hay acuerdo si el 5-HT mejora o, por el contrario, disminuye la ansiedad. Por lo tanto, un 5-HT2C agonista tal como metro -clorofenilpiperazina (mCPP) tiene efectos ansiogénicos en los seres humanos y puede inducir ataques de pánico, obsesiones, y otros síntomas neuropsiquiátricos, mientras que los inhibidores selectivos de la recaptación de 5-HT (ISRS) y 5-HT1A o 5-HT3 fármacos selectivos del receptor pueden tener efectos contra la ansiedad en ciertos trastornos de ansiedad y modelos animales. 87

Estos resultados demuestran que no es posible concluir sobre un papel anxiogenic o ansiolítico para 5-HT (o, para el caso, de cualquier otro neurotransmisor, péptido, o de la hormona) sin tener en cuenta su sitio de acción en el cerebro y / o la subtipo de receptor implicado.

El sistema GABAérgico

-ácido aminobutírico (GABA) es el neurotransmisor inhibidor más abundante en el cerebro. El GABAUN -receptor de benzodiazepina es un objetivo importante para varios fármacos ansiolíticos y por lo tanto puede desempeñar un papel importante en los trastornos relacionados con la ansiedad. 95 Varios GABAUN subtipos de receptores han sido descritos. 96, 97

El diazepam sensible 2 -GABAUN subtipo parece ser que participan específicamente en la ansiolisis. 96 Este subtipo se expresa en gran medida en el hipocampo, la amígdala, y el cuerpo estriado. 98 Dos líneas de ratones se han generado con una mutación puntual en el knockin 2 o 3 subunidad, que sirvieron para hacerlos insensibles al diazepam. La acción ansiolítica del diazepam fue suprimida en ratones con el 2 (H101R) mutación puntual, pero no en aquellos con el 3 (H126R) mutación puntual. 99

En contraste con la acción ansiolítica de compuestos benzodiazepinelike, los agonistas inversos de la / receptor GABA benzodiacepina tales como los -carbolines son bien conocidos por ser ansiogénico. Recientemente, inyecciones intrahipocampal de un agonista de la novela inversa (RY024) han demostrado que producen una respuesta de miedo (congelación) y para interferir con el miedo acondicionado en ratas. 101

los neuroesteroides

Las hormonas del eje HPA

Las hormonas del eje HPA, como el cortisol, corticosterona o (en roedores), ACTH, y CRF suelen estar aumentados en un estado de miedo y ansiedad. También parecen modular la respuesta a los eventos amenazantes.

Liberadora de corticotropina factor de

los receptores de CRF y proteínas de unión a CRF

La proteína de unión a CRF (CRF-BP) puede desempeñar un importante papel modulador en la acción del CRF. 128 Datos de interés consistentes con una acción moduladora del CRF-BP han sido recientemente obtenidos con modelos transgénicos y knockout: machos transgénicos que sobreexpresan CRF-BP tienden a mostrar menos ansiedad, mientras que el comportamiento de los ratones CRF-BP-deficientes fue consistente con el aumento de la ansiedad. 129

Los corticosteroides

Otros péptidos, neurotransmisores y hormonas

Varios péptidos, tales como la colecistoquinina (CCK), el neuropéptido Y (NPY), las taquiquininas (sustancia P, neuroquininas A y B), y los péptidos natriuréticos (péptido natriurético atrial o el péptido natriurético de tipo C) pueden desempeñar papeles importantes en miedo- y la ansiedad comportamientos relacionados con la PI. 134 CCK puede ser particularmente relevante para los trastornos de pánico, 135, 136 y puede influir en los procesos cognitivos. 137

Los factores genéticos y ambientales

determinantes genéticos

Una base genética de los comportamientos relacionados con la ansiedad está claramente establecida, especialmente a través de varios estudios familiares, individuales y de adopción.

En ratones, las mutaciones de genes específicos han demostrado que la modificación de la expresión de genes particulares puede tener un profundo efecto en los fenotipos de comportamiento relacionados con la ansiedad. 39, 140 Algunos ejemplos se mencionaron en la sección anterior.

Las variaciones naturales en la ansiedad rasgo, o emocionalidad, en cepas de ratas y ratones endogámicos están siendo ampliamente estudiados. 27, 39, 141 -146 Algunas de estas cepas muestran diferencias en la sensibilidad a los agentes ansiolíticos tales como diazepam. 147, 148 El cruzamiento de cepas endogámicas roedores ha demostrado la naturaleza cuantitativa de muchos rasgos relacionados con la ansiedad. 149, 150

El método cuantitativo rasgo locus (QTL) se basa en una comparación entre la frecuencia alélica de los marcadores de ADN y los rasgos de comportamiento cuantitativos. 146, 150 Se ha utilizado para evaluar los efectos de genes en el miedo, la emotividad y los comportamientos relacionados con la ansiedad en ratones de diferentes orígenes genéticos. 140, 151 loci en los cromosomas de ratón 1, 4, y 15 fueron encontrados para operar en cuatro pruebas de ansiedad, mientras que los loci en los cromosomas 7, 12, 14, 18, y X influenciados sólo un subconjunto de medidas de comportamiento. 152 A QTL ansiedad influir también se ha encontrado recientemente en el cromosoma de la rata 5. 153

La cría selectiva de los ratones y las ratas también se ha utilizado para crear líneas que muestran características de comportamiento extremas dentro de la gama de la población normal. 140 Varios criterios de selección se pueden utilizar, que puede no estar directamente relacionado con la ansiedad. Por lo tanto, las líneas de ratas inicialmente seleccionados para su bien y el mal desempeño en bidireccional, evitación activa se demostró posteriormente que difieren en la ansiedad rasgo, o emocionalidad. Por ejemplo, la alta romana (RHA / Verh) y baja (RLA / Verh) líneas de evitación de ratas muestran claras diferencias en la emotividad y los comportamientos relacionados con la ansiedad. 28, 154 Los (RLA / Verh) ratas aumentó más ansiosos pantalla neuroendocrino y reactividad autonómica a los factores estresantes leves. 28, 155, 156 Las diferencias en la vasopresina, oxitocina, y la acción CRF en el nivel de la amígdala, 156, 157 dopaminérgicas y la neurotransmisión GABAérgica, 158 de expresión de ARNm de vasopresina basal en el hipotálamo PVN, 159 y 5-HTT niveles en la corteza frontal y hipocampo 160 han sido reportados. Hemos demostrado una capacidad de aumento (actividades enzimáticas) para la producción de, neuroesteroides ansiolíticos progesterona derivado en la corteza frontal y BNST de ratas RHA / Verh, lo que puede explicar en parte las diferencias en la reactividad emocional de estas dos líneas. 28 Estas dos líneas de ratas también difieren en sus respectivos estilos de afrontamiento y la respuesta a la novedad, 154, 155 y, por tanto, este modelo puede resultar útil para el estudio de la interacción entre los mecanismos de ansiedad y de defensa.

Recientemente, dos líneas de ratas Wistar se han seleccionado y criado para el comportamiento relacionado con la ansiedad alta (HAB) o la ansiedad relacionada con el comportamiento bajo (LAB) en el plusmaze elevada, una prueba clásica para la ansiedad en roedores. 149 Los neuroendocrinos, fisiológicos y de comportamiento características de estas dos líneas están siendo ampliamente estudiados, y muestran algunas similitudes, pero también diferencias, en comparación con las líneas de ratas romanos. 161 -167 Además la comparación entre las líneas, como la RHA / RLA y ratas / LAB HAB, que han sido seleccionados en diferentes criterios de comportamiento (la evitación frente a la ansiedad en la prueba del laberinto elevado), pero muestran un fenotipo de comportamiento similares, relacionados con la ansiedad , puede ser muy fructífera para delinear los mecanismos cerebrales subyacentes aspectos específicos de los trastornos de ansiedad.

Influencias medioambientales

Las diferencias de sexo en los efectos de la manipulación neonatal se han reportado recientemente: la manipulación neonatal puede proporcionar varones con una mayor capacidad para hacer frente de forma activa los factores de estrés crónico. 179 Los datos recientes indican que la manipulación neonatal también puede afectar a los procesos de memoria que participan en el condicionamiento del miedo contextual. 180

conclusiones

Las bases biológicas de miedo y ansiedad son ahora reconocidos, y las principales estructuras cerebrales y circuitos neuronales implicados en el procesamiento de la información emocional y el comportamiento son delineados. procesos emocionales y cognitivos no pueden disociarse, aun cuando se considera una emoción básica, tales como el miedo. La aprehensión cognitiva de los acontecimientos y situaciones es críticamente involucradas en las experiencias emocionales y también influye en las estrategias o mecanismos de defensa de afrontamiento. Esto se refleja en el importante papel ahora atribuido a la PFC en el control de la conducta emocional en los seres humanos y animales.

Técnicas de biología molecular, tales como los que se utilizan para crear ratones transgénicos y knockout, han tenido éxito en la exploración de la función de varios neurotransmisores, péptidos, hormonas y sus receptores en la mediación de la evaluación de los estímulos estresantes, procesamiento de la información a través de los diversos circuitos neuronales, y las respuestas fisiológicas y los comportamientos asociados con miedo y ansiedad.

Ahora está claro que las diferencias individuales en los estilos afectivos o de afrontamiento, que también se observan en las especies no humanas, están directamente asociados con la vulnerabilidad a la psicopatología. El estudio de estas diferencias individuales, incluidas las diferencias relacionadas con el sexo, en los seres humanos y en modelos animales dará pistas interesantes sobre los mecanismos cerebrales de la conducta emocional.

abreviaturas y acrónimos seleccionados

El autor desea expresar su agradecimiento a la Fundación Nacional de Ciencia de Suiza para apoyar el trabajo en las líneas de ratas Romanas en su laboratorio (subvención 32-51187-97).

Referencias

1. Letourneau C. Physiologie des pasiones. 2ª ed. París, Francia: C. Reinwald Cie; 1878

2. Davidson JR. estilo afectivo, estado de ánimo y trastornos de ansiedad. Una perspectiva de la neurociencia afectiva. En: Davidson JR, ed. La depresión ansiedad y las emociones. Oxford, Reino Unido: Oxford University Press; 2000: 88-108.

3. Strongman KT. La Psicología de la Emoción. Las teorías de la emoción en perspectiva. Chichester, UK: John Wiley hijos; 1996

4. P. Ekman Davidson RJ (eds). La naturaleza de la emoción. Oxford, Reino Unido: Oxford University Press; 1994

5. Panksepp J. Affective Neuroscience. Nueva York, Nueva York: Oxford University Press; 1998

6. Borod JC (ed). La Neuropsicología de la emoción. Oxford, Reino Unido: Oxford University Press; 2000

7. Davidson JR (ed). Ansiedad Depresión, y Emoción. Oxford, Reino Unido: Oxford University Press; 2000

8. Lewis M. Haviland-Jones JM (eds). Manual de las emociones. Nueva York, Nueva York: The Guilford Press; 2000

9. Cañón WB. La teoría de James-Lange de las emociones: un examen crítico y una teoría alternativa. Por Walter B. Cannon, 1927. Am J Psychol. 1987; 100: 567-586. [PubMed]

10. Watson JB. Behaviorismo. 7ª ed. Nueva York, Nueva York: WW Norton Company; 1970

11. Ortony A. Turner TJ. ¿Cuál es básica acerca de las emociones básicas? Rev. Psychol 1990; 97: 315-331. [PubMed]

12. P. Ekman son emociones básicas no? Rev. Psychol 1992; 99: 550-553. [PubMed]

13. J. Panksepp un papel crítico para la neurociencia afectiva en la resolución de lo que es básico acerca de las emociones básicas. Rev. Psychol 1992; 99: 554-560. [PubMed]

14. D. McFarland El Oxford Companion to Animal Behaviour. Oxford, Reino Unido: Oxford University Press; 1987

15. Craig KJ. KJ marrón. Baum A. Los factores ambientales en la etiología de la ansiedad. En: Bloom FE, Kupfer DJ, eds. Psicofarmacología: La cuarta generación de progreso. New York, NY: Raven Press; 1995: 1325-39.

16. Barlow DH. Desentrañar los misterios de la ansiedad y sus trastornos desde la perspectiva de la teoría de la emoción. Am Psychol. 2000; 55: 1247-1263. [PubMed]

17. Cañón WB. Cambios Corporales en dolor, hambre, miedo y rabia. Nueva York, Nueva York: Appleton; 1915

18. Engel GL. Schmale AH. la retirada de Conservación: un proceso regulador principal de la homeostasis orgánica. En: Fisiología, las emociones y las enfermedades psicosomáticas. Nueva York, Nueva York: Elsevier; 1972: 57-95.

20. Keay KA. circuitos paralelos bandler R. median distintas reacciones de afrontamiento emocional a diferentes tipos de estrés. Neurosci Biobehav Rev. 2001; 25: 669-678. [PubMed]

21. Bandler R. Price JL. Keay KA. la mediación del cerebro de afrontamiento emocional activa y pasiva. En: Mayer EA, Sapers CB, eds. Los avances en la investigación del cerebro. Vol 122. Ámsterdam, Países Bajos: Elsevier Science BV; 2000: 333-349. [PubMed]

22. El Panksepp J. Psiconeurología del miedo: perspectivas evolutivas y el papel de modelos animales en la comprensión de la ansiedad humana. En: Burrows GD, Roth M, Noyes Jr R, eds. Manual de la ansiedad. Volumen 3. La neurobiología de la ansiedad. Ámsterdam, Países Bajos: Elsevier Science BV; 1990: 3-58.

23. Bakshi VP. Shelton SE. Kalin NH. correlatos neurobiológicos de comportamientos defensivos. En: Mayer EA, Sapers CB, eds. Los avances en la investigación del cerebro. Vol 122. Ámsterdam, Países Bajos: Elsevier Science BV; 2000: 105-115. [PubMed]

24. Blanchard DC. Hynd AL. Minke KA. Monemoto T. Blanchard RJ. comportamientos defensivos humanos a los escenarios de amenaza muestran paralelismos con miedo- y patrones de defensa relacionados con la ansiedad de los mamíferos no humanos. Neurosci Biobehav Rev. 2001; 25: 761-770. [PubMed]

25. respuestas Kavaliers M. Choleris E. antidepredador y comportamiento defensivo: enfoques ecológicos y etológicos de las neurociencias. Neurosci Biobehav Rev. 2001; 25: 577-586. [PubMed]

26. JM Koolhaas. Korte SM. De Boer SF. et al. Estilos de afrontamiento en los animales: estado actual en el comportamiento y la fisiología de estrés. Neurosci Biobehav Rev. 1999; 23: 925-935. [PubMed]

27. S. Parmigiani Palanza P. Rodgers J. Ferrari PF. La selección, la evolución de los modelos de comportamiento de los animales y en la neurociencia conductual. Neurosci Biobehav Rev. 1999; 23: 957-970. [PubMed]

28. metabolismo Steimer T. P. Driscoll Schulz P. cerebro de la progesterona, el comportamiento y la reactividad emocional frente en ratas machos a partir de dos líneas psicogenéticamente seleccionados. J Neuroendocrinol. 1997; 9: 169-175. [PubMed]

29. Perrez M. M. Reichert El estrés, la superación, y Salud. Seattle, Washington: Hogrefe Huber Publishers; 1992

30. Van Egeren L. El estrés y el afrontamiento y la organización de la conducta. Psychosom Med. 2000; 62: 451-460. [PubMed]

31. I. Pavlov choisies oeuvres. Moscú, Rusia: Ediciones en langues trangres; 1954: 250-251.

32. Cosnier J. Les nvroses exprimentales. París, Francia: Editions du Seuil; 1966

33. Gottesman II. La esquizofrenia Génesis: Los orígenes de la locura. Nueva York, Nueva York: WH Freeman and Co; 1991

34. Goldsmith HH. Lémery KS. La vinculación de los síntomas de ansiedad y temor temperamentales: una perspectiva de comportamiento genético. Biol Psychiatry. 2000; 48: 1199-1209. [PubMed]

35. ER Kandel. A partir de la metapsicología de la biología molecular: exploraciones sobre la naturaleza de la ansiedad. Am J Psychiatry. 1983; 140: 1277-1293. [PubMed]

36. Lister RG. Etológico basado modelos animales de trastornos de ansiedad. Pharmacol Ther. 1990; 46: 321-340. [PubMed]

37. Shekhar A. McCann UD. Meaney MJ. et al. Resumen de un Instituto Nacional de Salud Mental Taller: desarrollo de modelos animales de trastornos de ansiedad. Psicofarmacología (Berl). 2001; 157: 327-339. [PubMed]

38. Belzung C. Griebel G. Medición de la conducta normal y patológica similar a la ansiedad en ratones: una revisión. Behav Brain Res. 2001; 125: 141-149. [PubMed]

39. Tarantino ML. Bucan M. Disección de la conducta y trastornos psiquiátricos utilizando el ratón como modelo. Hum Mol Genet. 2000; 9: 953-965. [PubMed]

40. Crawley JN. el fenotipo conductual de los ratones transgénicos y knockout: diseño experimental y la evaluación de la salud general, las funciones sensoriales, habilidades motoras, y pruebas de comportamiento específicos. Brain Res. 2002; 855: 18-26. [PubMed]

41. Panksepp J. Las fuentes de miedo y ansiedad en el cerebro. En: Panksepp J, ed. Affective Neuroscience. Nueva York, Nueva York: Oxford University Press; 1998: 206-222.

42. Coplan JD. Rosenblum Los Ángeles. Gorman JM. modelos de primates de la ansiedad. perspectivas longitudinal. Psychiatr Clin North Am. 1995; 18: 727-743. [PubMed]

43. Los circuitos Emotion LeDoux J. en el cerebro. Annu Rev Neurosci. 2000; 23: 155-184. [PubMed]

44. Jr Redmond DE. Huang YH. Conceptos actuales. II. Nueva evidencia de una conexión locus cerúleo-norepinefrina con la ansiedad. Life Sci. 1979; 25: 2149-2162. [PubMed]

45. Southwick SM. Bremner JD. Rasmusson A. Morgan CA III. A. Arnsten Charney DS. El papel de la noradrenalina en la fisiopatología y el tratamiento del trastorno de estrés postraumático. Biol Psychiatry. 1999; 46: 1192-1204. [PubMed]

46. ​​Aston-Jones G. Rajkowski J. Cohen J. Papel de locus cerúleo en la atención y flexibilidad de comportamiento. Biol Psychiatry. 1999; 46: 1309-1320. [PubMed]

47. Ziegler DR. Cass WA. Herman JP. influencia excitatoria del locus coeruleus en las respuestas del eje hipotálamo-hipófisis-corteza suprarrenal al estrés. J Neuroendocrinol. 1999; 11: 361-369. [PubMed]

48. Sullivan GM. Coplan JD. Kent JM. Gorman JM. El sistema noradrenérgico en la ansiedad patológica: un enfoque en pánico con relevancia para la ansiedad y fobias generalizada. Biol Psychiatry. 1999; 46: 1205-1218. [PubMed]

49. JA Gray. La estructura de las emociones y el sistema límbico. En: Fisiología, las emociones y las enfermedades psicosomáticas. Ámsterdam, Países Bajos: Elsevier; 1972: 87-129.

50. JA Gray. Tres sistemas de emoción fundamental. En: Ekman P, Davidson JR, eds. La naturaleza de la emoción. Nueva York, Nueva York: Oxford University Press; 1994: 243-247.

51. JA Gray. La Neuropsicología de la ansiedad. Una investigación sobre las funciones del sistema septo-hipocampal. Oxford, Reino Unido: Clarendon Press; 1987

52. H. Laborit La inhibición de la acción: enfoque interdisciplinario de sus mecanismos y fisiopatología. En: Traue HC, Pennebaker JW, eds. La emoción, la inhibición y la Salud. Seattle, Washington: Hogrefe Huber Publishers; 1993: 57-79.

53. Selye H. El estrés de la vida. 2ª ed revisada de bolsillo. Nueva York, Nueva York: McGraw Hill; 1984

54. Vianna LMD. Landeira-Fernadez J. Brando ML. Dorsolateral y regiones ventrales de la sustancia gris periacueductal participan en distintos tipos de miedo. Neurosci Biobehav Rev. 2001; 25: 711-719. [PubMed]

55. Coplan JD. Lydiard RB. los circuitos del cerebro en el trastorno de pánico. Biol Psychiatry. 1998; 44: 1264-1276. [PubMed]

56. Goddard AW. Charney DS. Hacia una neurobiología integrada del trastorno de pánico. J Clin Psychiatry. 1997; 58 (Supl 2): ​​4-11. [PubMed]

57. LeDoux J. El miedo y el cerebro: ¿dónde hemos estado y hacia dónde vamos? Biol Psychiatry. 1998; 44: 1229-1238. [PubMed]

58. J. LeDoux El cerebro emocional. Nueva York, Nueva York: Simon & Schuster; 1998

59. LeDoux J. La amígdala y la emoción: una vista a través del miedo. En: Aggleton JP, ed. La amígdala. Oxford, Reino Unido: Oxford University Press; 2000: 289-310.

60. S. Maren Neurobiología del miedo condicionamiento pavloviano. Annu Rev Neurosci. 2001; 24: 897-931. [PubMed]

61. Fendt M. Fanselow MS. Las bases neuroanatómicas y neuroquímicas del miedo condicionado. Neurosci Biobehav Rev. 1999; 23: 743-760. [PubMed]

62. Phelps EA. O’Connor KJ. Gatenby JC. Gore JC. Grillon C. Davis M. La activación de la amígdala izquierda a una representación cognitiva del miedo. Nat Neurosci. 2002; 4: 437-441. [PubMed]

63. Killgore WDS. Yurgelun-DA Todd. Las diferencias de sexo en la activación de la amígdala durante la percepción del afecto facial. Neuroreport. 2001; 12: 2543-2547. [PubMed]

64. M. Davis El papel de la amígdala en el miedo y la ansiedad condicionadas y no condicionadas. En: Aggleton JP, ed. La amígdala. Oxford, Reino Unido: Oxford University Press; 2000: 213-287.

65. Holahan MR. NM blanco. Acondicionado modulación de la memoria, la congelación, y la evitación como medidas de miedo condicionado amígdala mediada. Neurobiol Learn Mem. 2002; 77: 250-275. [PubMed]

67. Goldstein LE. Rasmusson AM. Bunney BS. Roth RH. Papel de la amígdala en la coordinación del comportamiento, neuroendocrino, y prefrontales corticales respuestas monoamina a estrés psicológico en la rata. J Neurosci. 1996; 16: 4.787-4.798. [PubMed]

68. Holanda PC. Gallagher M. circuitos de la amígdala en los procesos de atención y de representación. Tendencias Cogn Sci. 1999; 3: 65-73. [PubMed]

69. Garavan H. Pendergrass JC. Ross TJ. Stein EA. Risinger RC. respuesta de la amígdala a los estímulos con valencia positiva como negativamente. Neuroreport. 2001; 12: 2779-2783. [PubMed]

70. Amaral DG. La amígdala primates y la neurobiología de la conducta social: implicaciones para la comprensión de la ansiedad social. Biol Psychiatry. 2002; 51: 11-17. [PubMed]

71. Archivo S. González LE. Galanes R. Papel del núcleo basolateral de la amígdala en la formación de una fobia. Neuropsicofarmacología. 1998; 19: 397-405. [PubMed]

72. DL Davis M. Walker. Roles Lee Y. de la amígdala y la cama núcleo de la estría terminal en el miedo y la ansiedad medidos con el reflejo de sobresalto acústico. Posible relevancia para el trastorno de estrés postraumático. Ann N Y Acad Sci. 1997; 821: 305-331. [PubMed]

73. M. Davis son diferentes partes de la amígdala extendida involucrado en el temor frente a la ansiedad? Biol Psychiatry. 1998; 44: 1239-1247. [PubMed]

74. D. Treit Pesold C. S. Rotzinger disociar los efectos anti-miedo a la septal y lesiones de la amígdala utilizando dos modelos validados de ansiedad farmacológicamente rata. Behav Neurosci. 1993; 105: 770-785. [PubMed]

75. D. Treit Pesold C. S. Rotzinger efectos no interactivos de lesiones diazepam y la amígdala en dos modelos animales de ansiedad. Behav Neurosci. 1993; 107: 1099-1105. [PubMed]

76. Kalin NH. Shelton SE. Davidson RJ. Kelley AE. La amígdala primates media aguda miedo, pero no a los componentes conductuales y fisiológicos de temperamento ansioso. J Neurosci. 2001; 21: 2067-2074. [PubMed]

77. Aggleton JP. La amígdala. Un análisis funcional. 2ª ed. Oxford, Reino Unido: Oxford University Press; 2000

78. Herman JP. Cullinan WE. Neurocircuito de estrés: el control central del eje hipotálamo-hipofisario-suprarrenal. Trends Neurosci. 1997; 20: 78-84. [PubMed]

79. López JF. SJ Akil H. Watson. circuitos neuronales que media tensión. Biol Psychiatry. 1999; 46: 1461-1471. [PubMed]

80. Davidson RJ. Irwin W. La neuroanatomía funcional de las emociones y el estilo afectivo. Tendencias Cogn Sci. 1999; 3: 11-21. [PubMed]

81. Davidson RJ. La ansiedad y afectivos estilo: papel de la corteza prefrontal y la amígdala. Biol Psychiatry. 2002; 51: 68-80. [PubMed]

82. Caltagirone Gainotti G. C. Las emociones y el doble cerebro. Berlín, Alemania: Springer-Verlag; 1989

83. RM Sullivan. efectos Gratton A. Comportamiento de lesiones de excitotoxicidad ventral medial de la corteza prefrontal en la rata son dependientes del hemisferio. Brain Res. 2002; 927: 69-79. [PubMed]

84. Los sistemas de Tanaka M. Yoshida M. Emoto H. Ishii H. noradrenalina en el hipotálamo, la amígdala y el locus coeruleus están implicados en la provocación de la ansiedad: estudios básicos. Eur J Pharmacol. 2000; 405: 397-406. [PubMed]

85. Shishkina GT. Kalinina TS. Sournina NY. Saharov DG. Kobzev VF. Digalo NN. Efectos de oligodesoxinucleótido antisentido para los alpha2A adrenoceptores en el nivel de corticosterona en plasma y en el comportamiento de laberinto elevado en ratas. Psiconeuroendocrinología. 2002; 27: 593-601. [PubMed]

86. Schramm NL. McDonald MP. Limbird LE. el x2A -receptor adrenérgico juega un papel protector en modelos de comportamiento de ratones de la depresión y la ansiedad. J Neurosci. 2001; 21: 4875-4882. [PubMed]

87. Bagdy G. La serotonina, hormonas ansiedad y estrés. Centrarse en los subtipos de receptores 5-HT, las especies y las diferencias de género. Ann N Y Acad Sci. 1998; 851: 357-363. [PubMed]

88. Graeff FG. Viana MB. Mora PO. doble función de 5-HT en la defensa y la ansiedad. Neurosci Biobehav Rev. 1997; 21: 791-799. [PubMed]

89. Graeff FG. Guimaraes FS. De Andrade TG. Deakin JF. Papel de la 5-HT en el estrés, la ansiedad y la depresión. Pharmacol Biochem Behav. 1996; 54: 129-141. [PubMed]

90. Gingrich JA. Hen R. La disección de la función del sistema de la serotonina en los trastornos neuropsiquiátricos utilizando ratones knockout. Psicofarmacología (Berl). 2001; 155: 1-10. [PubMed]

91. SJ Olivier B. Pattij T. Wood. Oosting R. Sarnyai Z. Toth M. La 5-HT (1A) ratón knockout del receptor y la ansiedad. Behav Pharmacol. 2001; 12: 439-450. [PubMed]

92. TH Pattij T. L. Groenink Hijzen. et al. cambios autonómicos asociados con la ansiedad mejorada en 5-HT1A los ratones knockout de receptores. Neuropsicofarmacología. 2002; 27: 380. [PubMed]

93. Zhuang X. bruto C. Santarelli L. Compan V. Trillat AC. R. gallina estados emocionales alterados en ratones knockout que carecen de 5-HT1A o 5-HT1B receptores. Neuropsicofarmacología. 1999; 21 (2, Suppl): 52S-60S. [PubMed]

94. Murphy DL. Li Q. Engel S. et al. perspectivas genéticas en el transportador de serotonina. Brain Res Bull. 2001; 56: 487-494. [PubMed]

95. Nutt DJ. Malizia AL. Nuevos conocimientos sobre el papel del GABA (A) del receptor de benzodiacepina en el trastorno psiquiátrico. Br J Psychiatry. 2001; 179: 390-396. [PubMed]

96. GABA Mhler H. Rudolph F. Crestani U.UN -subtipos de receptores: una nueva farmacología. Curr Opin Pharmacol. 2002; 1: 22-25. [PubMed]

97. Mhler H. Fritschy JM. Rudolph U. Una nueva farmacología de benzodiacepinas. J Pharmacol Exp Ther. 2002; 300: 2-8. [PubMed]

98. U. Rudolph F. Crestani Mhler H. GABAUN receptores subtipos: la disección de sus funciones farmacológicas. Trends Pharmacol Sci. 2001; 22: 188-194. [PubMed]

99. Lw K. Crestani F. Keist R. et al. sustrato molecular y neuronal para la atenuación selectiva de la ansiedad. Ciencia. 2000; 290: 131-134. [PubMed]

100. Crestani F. Lorez M. Baer K. et al. GABA disminuidoUN -Resultados de la agrupación de receptores en una mayor ansiedad y un sesgo para las señales de amenaza. Nat Neurosci. 1999; 2: 833-839. [PubMed]

101. Bailey DJ. Tezlaff JE. Cocine JM. Él X. Helmstetter FJ. Efectos de las inyecciones de hipocampo de un nuevo ligando selectivo para el 522 subunidades del receptor GABA / benzodiazepina en el condicionamiento pavloviano. Neurobiol Learn Mem. 2002; 78: 1-10. [PubMed]

102. Compagnone NA. Mellon SH. Los neuroesteroides: biosíntesis y función de estos nuevos neuromoduladores. Frente Neuroendocrinol. 2002; 21: 1-56. [PubMed]

103. Rupprecht R. di Michele F. Hermann B. et al. esteroides neuroactivos: mecanismos moleculares de acción e implicaciones para Neuropsicofarmacología. Brain Res Brain Res Rev. 2001; 37: 59-67. [PubMed]

104. Majewska MD. Los esteroides y la actividad cerebral. el diálogo esencial entre cuerpo y mente. Biochem Pharmacol. 1987; 36: 3781-3788. [PubMed]

105. DL Costa E. Cheney. Grayson DR. et al. Farmacología de la biosíntesis de neuroesteroides. Papel del complejo mitocondrial receptor de DBI (MDR). Ann N Y Acad Sci. 1994; 746: 223-242. [PubMed]

106. Costa E. Auta J. A. Guidotti Korneyev A. Romeo E. La farmacología de neurosteroidogenesis. J Steroid Biochem Mol Biol. 1994; 49: 385-389. [PubMed]

109. Smagin GN. Heinrichs SC. Dunn AJ. El papel de CRH en las respuestas conductuales al estrés. Péptidos. 2001; 22: 713-724. [PubMed]

111. Koob GF. Factor de liberación de corticotropina, norepinefrina, y el estrés. Biol Psychiatry. 1999; 46: 1167-1180. [PubMed]

112. Heinrichs SC. Jope M. La disociación de la excitación similar al de anxiogeniclike acciones de los ligandos de los receptores del cerebro factor liberador de corticotropina en ratas. Behav Brain Res. 2001; 122: 43-50. [PubMed]

113. Stenzel-Poore MP. Heinrichs SC. Rivest S. Koob GF. Vale WW. La sobreproducción de factor liberador de corticotropina en ratones transgénicos: un modelo genético de comportamiento ansiogénico. J Neurosci. 1994; 14: 2579-2584. [PubMed]

114. Bakshi VP. Kalin NH. Liberadora de corticotropina modelos de hormonas y animales de ansiedad: interacciones gen-ambiente. Biol Psychiatry. 2000; 48: 1175-1198. [PubMed]

115. Coste SC. Murray SE. Stenzel-Poore MP. Los modelos animales de exceso de CRH y visualización de la deficiencia del receptor de CRH alterados adaptaciones al estrés. Péptidos. 2001; 22: 733-741. [PubMed]

116. van MM Gaalen. Reul JHM. Gesing A. Stenzel-Poore M. F. Holsboer Steckler T. Los ratones que sobreexpresan CRH muestran una reducción de la capacidad de respuesta de corticosterona en plasma después de una 5-HT1A desafío receptor. Los genes del cerebro Behav. 2002; 1: 174-177. [PubMed]

117. A. Dirks Groenink L. Schipholt Ml. et al. Reducción de la reactividad de sobresalto y la plasticidad en ratones transgénicos que sobreexpresan la hormona liberadora de corticotropina. Biol Psychiatry. 2002; 51: 583-590. [PubMed]

118. Muglia LJ. Jacobson L. Weninger SC. Karalis PK. Jeong K. Machdub JA. La fisiología de la deficiencia de la hormona liberadora de corticotropina en ratones. Péptidos. 2001; 22: 725-731. [PubMed]

119. Dunn AJ. Swiergiel AH. Las respuestas de comportamiento al estrés están intactos en ratones con deficiencia de CRF. Brain Res. 1999; 845: 14-20. [PubMed]

121. T. Sleekler Holsboer F. liberadora de corticotropina subtipos de receptores hormonales y la emoción. Biol Psychiatry. 1999; 46: 1480-1508. [PubMed]

122. A. Holmes Targeted mutación genética se acerca al estudio del comportamiento similar a la ansiedad en ratones. Neurosci Biobehav Rev. 2001; 25: 261-273. [PubMed]

123. Takahashi LK. Papel de CRF1 y CRF2 receptores en el miedo y la ansiedad. Neurosci Biobehav Rev. 2002; 25: 627-636. [PubMed]

124. Reul JM. Holsboer F. liberadora de corticotropina receptores del factor 1 y 2 en la ansiedad y la depresión. Curr Opin Pharmacol. 2002; 2: 23-33. [PubMed]

126. Kishimoto T. Radulovic J. Radulovic M. et al. Supresión de Crhr2 revela un papel ansiolítico de hormona liberadora de corticotropina recptor-2. Nat Genet. 2000; 24: 415-419. [PubMed]

127. Bale TL. Picetti R. A. Contarino Koob GF. Vale WW. Lee KF. Los ratones deficientes tanto para los receptores del factor liberador de corticotropina 1 (CRFR1) y CRFR2 tiene una respuesta de estrés alterada y mostrar un comportamiento sexual dicotómica similar a la ansiedad. J Neurosci. 2002; 22: 193-199. [PubMed]

128. Kemp CF. Maderas RJ. Lowry PJ. La proteína de unión al factor de liberación de corticotropina: un acto de varias partes. Péptidos. 1998; 19: 1119-1128. [PubMed]

129. Seasholtz AF. Burrows HL. Karolyi IJ. Camper SA. Los modelos de ratón de expresión de la proteína de unión a CRH-alterada. Péptidos. 2001; 22: 743-751. [PubMed]

131. Liberzon I. López JF. Flagel SB. DM Vázquez. EA joven. La regulación diferencial de los receptores de glucocorticoides del hipocampo ARNm y la retroalimentación rápida: relevancia para el trastorno de estrés post-traumático. J Neuroendocrinol. 1999; 11: 11-17. [PubMed]

132. Korte SM. Los corticosteroides en relación con el miedo, la ansiedad y la psicopatología. Neurosci Biobehav Rev. 2001; 25: 117-142. [PubMed]

133. HM Gass P. Reichardt. Strekalova T. Henn F. Tronche F. Los ratones con mutaciones dirigidas de glucocorticoides y mineralocorticoides: modelos para la depresión y la ansiedad? Physiol Behav. 2001; 73: 811-825. [PubMed]

134. G. Griebel ¿Hay un futuro para los ligandos de receptores de neuropéptidos en el tratamiento de los trastornos de ansiedad? Pharmacol Ther. 1999; 82: 1-61. [PubMed]

135. Van Megen HJ. Westenberg HG. den Boer JA. RS Kahn. Colecistoquinina en la ansiedad. Eur Neuropsychopharmacol. 1996; 6: 263-280. [PubMed]

136. Rehfeld JF. Colecistoquinina y trastorno de pánico – tres cuestiones no resueltas. Regul Pept. 2000; 93: 79-83. [PubMed]

137. Dauge V. Lena I. CCK en la ansiedad y los procesos cognitivos. Neurosci Biobehav Rev. 1998; 22: 815-825. [PubMed]

138. De Oliveira RSR. Del Bel EA. GUIMARES FS. Efectos de los aminoácidos excitatorios y óxido nítrico en el comportamiento de vuelo obtenido de la sustancia gris periacueductal. Neurosci Biobehav Rev. 2001; 25: 679-685. [PubMed]

139. Schulz P. Walker JP. hormonas sexuales Peyrin L. Soulier V. F. Curtin Steimer T. menor en los hombres durante el estrés anticipatorio. Neuroreport. 1996; 7: 3101-3.104. [PubMed]

140. Clemente Y. Calatayud F. Belzung C. Bases genéticas de la conducta similar a la ansiedad: una revisión crítica. Brain Res Bull. 2002; 57: 57-71. [PubMed]

141. Rogers DC. Jones DNC. Nelson PR. et al. El uso de SHIRPA y el análisis discriminante para caracterizar marcadas diferencias en el fenotipo conductual de seis cepas puras ratón. Behav Brain Res. 1999; 105: 207-217. [PubMed]

142. van MM Gaalen. El análisis del comportamiento de T. Steckler cuatro cepas de ratón en una batería de pruebas de ansiedad. Behav Brain Res. 2000; 115: 95-106. [PubMed]

143. Avgustinovich DF. TV Lipina. Bondar NP. Alekseyenko OV. Kudryavtseva NN. Características de la ansiedad definido genéticamente en ratones. Behav Genet. 2000; 30: 101-109. [PubMed]

144. Bert B. Fink H. Huston JP. Voits M. Fisher 344 y ratas Wistar difieren en la ansiedad y la habituación, pero no en el rendimiento del laberinto de agua. Neurobiol Learn Mem. 2002; 78: 11-22. [PubMed]

145. Rex A. Sondern U. Voigt JP. Franck S. H. Fink cepa diferencias en el comportamiento de las ratas fearmotivated. Pharmacol Biochem Behav. 1996; 54: 107-111. [PubMed]

146. Wehner JM. Radcliffe RA. Bowers BJ. genética cuantitativa y comportamiento del ratón. Annu Rev Neurosci. 2001; 24: 845-867. [PubMed]

147. G. Griebel Belzung C. Perrault G. Sanger DJ. Las diferencias en los comportamientos anxietyrelated y en la sensibilidad a diazepam en cepas puras y outbred de ratones. Psicofarmacología (Berl). 2000; 148: 164-170. [PubMed]

148. Garrett KM. Niekrasz I. Haque D. Parker KM. Seale TW. Las diferencias genotípicas entre C57BL / 6 y A ratones endogámicos en acciones ansiolíticas y sedantes de diazepam. Behav Genet. 1998; 28: 125-136. [PubMed]

149. Wigger A. Loerscher P. P. Weissenbacher Holsboer F. R. Landgraf Crossfostering y el cruzamiento de las FAN y LAB ratas: un modelo de rata genética de la ansiedad. Behav Genet. 2001; 31: 371-382. [PubMed]

150. Plomin R. DeFries JC. McClearn GE. McGuffin P. La genética del comportamiento. 4ª ed. Nueva York, NY: Worth Publishers; 2000

151. Wehner JM. Radcliffe RA. Rosman ST. et al. locus rasgo análisis cuantitativo de condicionamiento del miedo contextual en ratones. Nat Genet. 1997; 17: 331-334. [PubMed]

152. Turri MG. SR Datta. DeFries J. Henderson ND. análisis de QTL J. Flint identifica múltiples dimensiones del comportamiento en las pruebas etológicas de ansiedad en ratones de laboratorio. Curr Biol. 2001; 11: 725-734. [PubMed]

154. Escorihuela RM. Fernández-Teruel A. Gil L. Aguilar R. Tobea A. Driscoll P. Consanguíneos romanas de alta y baja evitación de ratas: las diferencias en la ansiedad, la búsqueda de novedad y comportamientos shuttlebox. Physiol Behav. 1999; 67: 19-26. [PubMed]

155. T. Steimer la Fleur S. Schulz PE. correlatos neuroendocrinos de la reactividad emocional y afrontamiento en ratas macho de la alta romana (RHA / Verh) y baja (RLA / Verh) -avoidance líneas. Behav Genet. 1997; 27: 503-511. [PubMed]

156. B. Roozendaal Wiersma A. Driscoll P. Koolhaas JM. Bohus B. Vasopressinergic modulación de las respuestas al estrés en la amígdala central de la alta evasión y la elusión de rata bajo romana. Brain Res. 1992; 596: 35-40. [PubMed]

157. A. Wiersma Knoellema S. Konsman JP. Bohus B. Koolhaas JM. Hormona liberadora de corticotropina modulación de una respuesta de estrés acondicionado en la amígdala central de -avoidance Romano alta (RHA / Verh) y (RLA / Verh) ratas bajas -avoidance. Behav Genet. 1997; 27: 547-555. [PubMed]

158. Corda MG. parámetros Lecca D. Piras G. Di Chiara O. G. Giorgi bioquímicos de la neurotransmisión dopaminérgica y GABA en el SNC de alta evitación romano y ratas de baja evitación romanos. Behav Genet. 1997; 27: 527-536. [PubMed]

159. Aubry JM. Bartanusz V. P. Driscoll Schulz P. T. Steimer beso JZ. Factor de liberación de corticotropina y la vasopresina en los niveles de mRNA romana Highand ratas poco de evitación: respuesta a la exposición a campos abrir. Neuroendocrinología. 1995; 61: 89-97. [PubMed]

160. Charnay Y. T. Steimer Hugenin C. P. Driscoll [3 H] paroxetina sitios de unión: diferencias regionales cerebrales entre dos líneas psicogenéticamente seleccionados de ratas. Neurosci Res Commun. 1995; 16: 29-35.

161. ACE Liebsch G. Linthorst. Neumann ID. Reul J. Holsboer FLR. Conductuales, fisiológicas, y las respuestas al estrés neuroendocrinos y sensibilidad diferencial al diazepam en dos líneas de ratas Wistar criadas de manera selectiva para el comportamiento relacionado con la ansiedad de baja y alta. Neuropsicofarmacología. 1998; 19: 381-396. [PubMed]

162. perfiles Liebsch G. Montkowski A. Holsboer F. R. Landgraf del comportamiento de dos líneas de ratas Wistar criados selectivamente para un comportamiento de alta o baja relacionado con la ansiedad. Behav Brain Res. 1998; 94: 301-310. [PubMed]

163. Identificación Landgraf R. A. Wigger Holsboer F. Neumann. Hiper-reactiva eje hipotálamo-hipofisario-suprarrenal en ratas criadas para alta comportamiento relacionado con la ansiedad. J neuroendocrino. 1999; 11: 405-407. [PubMed]

164. Henniger MSH. Ohl F. Hlter SM. et al. ansiedad incondicionado y el comportamiento social en dos líneas de ratas criadas selectivamente para un comportamiento de alta y baja anxietyrelated. Behav Brain Res. 2000; 111: 153-163. [PubMed]

165. Hermann B. Landgraf R. Keck ME. et al. Caracterización farmacológica de cortical tipo ácido A y-aminobutírico (GABAUN ) Del receptor en dos líneas de ratas Wistar criadas de manera selectiva para un comportamiento de alta y baja relacionado con la ansiedad. Mundial J Biol Psychiatry. 2000; 1: 137-143. [PubMed]

166. Keck ME. Wigger A. Welt T. et al. La vasopresina media la respuesta de la prueba / CRH dexametasona combinada en ratas hiper-ansiedad: implicaciones para la patogénesis de los trastornos afectivos. Neuropsicofarmacología. 2002; 26: 94-105. [PubMed]

169. CB Heim C. Nemeroff. El impacto de las experiencias tempranas adversas en los sistemas cerebrales implicados en la fisiopatología de la ansiedad y los trastornos afectivos. Biol Psychiatry. 1999; 46: 1509-1522. [PubMed]

170. CB Heim C. Nemeroff. El papel de los traumas de la infancia en la neurobiología de los trastornos del estado de ánimo y de ansiedad: los estudios preclínicos y clínicos. Biol Psychiatry. 2001; 49: 1023-1039. [PubMed]

172. Meaney MJ. atención materna, la expresión génica, y la transmisión de las diferencias individuales en la reactividad al estrés a través de generaciones. Annu Rev Neurosci. 2001; 24: 1161-1192. [PubMed]

176. Smythe JW. Rowe WB. Meaney MJ. la manipulación neonatal altera la serotonina volumen de negocios (5-HT) y 5-HT2 unión al receptor en las regiones cerebrales seleccionadas: relación con el efecto de manipulación sobre la expresión del receptor de glucocorticoides. Brain Res Dev Brain Res. 1994; 80: 183-189. [PubMed]

177. manejo Tejedor-Real P. Costela C-Gibert Rahola J. neonatal disminuye la reactividad emocional y la susceptibilidad a la indefensión aprendida. Implicación de los sistemas catecolaminérgica. Life Sci. 1998; 62: 37-50. [PubMed]

178. Weizman R. Lehman J. Leschiner S. et al. efecto de earlyhandling en el receptor de benzodiazepina periférico de larga duración. Pharmacol Biochem Behav. 1999; 64: 725-729. [PubMed]

179. A. Papaioannou Gerozissis K. Prokopiou A. Solaris S. Stylianopoulou F. Diferencias de sexo en los efectos de la manipulación neonatal en la respuesta del animal al estrés y la vulnerabilidad de comportamiento depresivo. Behav Brain Res. 2002; 129: 131-139. [PubMed]

180. Beane ML. Cole MA. Spencer RL. Rudy JW. la manipulación neonatal mejora el condicionamiento del miedo contextual y altera las respuestas al estrés corticosterona en ratas jóvenes. Horm Behav. 2002; 41: 33-40. [PubMed]

181. RM Fernández-Teruel A. Escorihuela. Driscoll P. A. Tobeña Bttig K. Infantil (manipulación) la estimulación y el comportamiento en jóvenes de alto romana y bajo evitación ratas. Physiol Behav. 1991; 50: 563-565. [PubMed]

182. RM Fernández-Teruel A. Escorihuela. Castellano B. González B. A. Tobeña neonatales de manejo y enriquecimiento ambiental efectos en la búsqueda de la emocionalidad, la novedad / recompensa, y alteraciones cognitivas y del hipocampo relacionadas con la edad: enfoque en las líneas de ratas Romanas. Behav Genet. 1997; 6: 513-526. [PubMed]

183. RM Steimer T. Escorihuela. cambios conductuales y neuroendocrinos P. largo plazo Fernández-Teruel A. Driscoll en alta romana (RHA / Verh) y bajos ratas de evitación (RLA / Verh) después de la manipulación neonatal. Int J Dev Neurosci. 1998; 16: 165-174. [PubMed]

Se proporcionan artículos de Diálogos en Neurociencia Clínica aquí por cortesía de Les Laboratoires Servier

PUESTOS RELACIONADOS

También te podría gustar...